1 de diciembre de 2021

Una gestión en «pico e’ zamuro»

***Deficiencia del alumbrado público, irregularidades con el transporte público, delincuencia desatada, desbordamiento de aguas negras, mal estado de la vialidad, pésimo suministro de agua potable, BASURA Y MÁS BASURA y para corolario la llegada de zamuros por altos niveles de contaminación son parte del legado que dejará la actual mandataria local. 

Alexander González

OPINIÓN

Carúpano/Opinión.- Los vecinos de la parroquia Bolívar al igual que la mayoría del colectivo carupanero coinciden en que a la actual gerente municipal le ha quedado muy grande el Ayuntamiento de Bermúdez.

Y no será precisamente a consecuencia de la “rayada” excusa del bloqueo, las sanciones imperiales o la pandemia. Porque también se sabe  cómo en todo pueblo chiquito, que  de forma constante, suficiente y eficiente se cumple con el recaudo de impuestos obligatorios al comercio citadino y importantes empresas, que en condiciones normales de coherencia gerencial, buena parte pudiera ser destinado a suplir la atención de los problemas perentorios de las comunidades.

¿Es que acaso en casi cuatro años no se ha recogido lo suficiente? O será que el tributo municipal se paga con chapas? O es que la bóveda del banco tiene un aljibe y se traga lo depositado? Nos preguntamos, porque el cuento de que todo el ingreso municipal se va en pago de nómina ya quedó en desuso desde que el gobierno nacional asumió ese “muerto”.

Ciertamente, la ciudadana Alcaldesa no fue que llegó a una capital saudi, pero si debió estar consciente que la prioridad de una gestión “medianamente” eficiente para un pueblo con grandes carencias, debería estar basada en la inversión y atención de los servicios públicos de sus ciudadanos.

Pero, al parecer sus asesores- claro porque toda la culpa no puede recaer sobre una sola criatura – aplicaron una fórmula a la inversa que está dando como resultante la peor crisis de los servicios  jamás conocida por los carupaneros, ni siquiera en la cuarta a la que todo lo malo se le achaca.

Aún peor sería por apreciación política, si tomamos en consideración que es una gestión municipal alineada con los gobiernos nacional y local de la misma tendencia oficialista. Bueno, quise decir casi alineada porque los grandes desencuentros Villegas-Rojas han sido evidentes y no pretendo considerar el por qué o si le es atribuible los entuertos munícipes.

Aunque la crítica férrea está enfocada principalmente a la masiva presencia, casi doméstica del zamuro, ave carroñera que nuestra idiosincrasia lo asocia a grandes promontorios de basura, siempre alejado del casco central y comunidades circundantes, hoy la realidad es otra luego que la desatención del servicio básico de recolección de desechos sólidos desbordó la capacidad gerencial de nuestra eyecta burgomaestre abriéndoles libremente el espacio aéreo sin uso obligatorio de “ tapa-pico” ni el debido distanciamiento social.

Pero, también cabe significar que a pesar de su mala reputación, el permanente vuelo rasante en distintas  localidades carupaneras no es del todo negativo para la salud de los ciudadanos, pues gracias a su atiborrada presencia en los vertederos populares han podido suplir el trabajo de las cuadrillas y compactadoras arrumadas, acción que ha logrado mitigar focos mayores de epidemias contribuyendo con  el equilibrio ecológico de forma natural.

¿Será que esta maravilla de especie animal forma parte de una nueva política ecologista de la Alcaldía, enmarcado en el quinto objetivo histórico del Plan de la Patria y nos quieren sorprender como parte del verdadero legado que dejará a los carupaneros? 

La única verdad, es que sorprendida está la ciudadanía por la gran desidia que reposa en la principal institución gubernamental de Bermúdez. ¡Sorprendidos! también estamos quienes de una forma u otra tratamos de “enmendar el capote” desde las distintas organizaciones sociales “arañando” posibles soluciones a las comunidades sin ningún  atisbo de apoyo por parte de quien se debe al  Poder Popular, el cual en su gran mayoría reprueba una gestión de espaldas a un pueblo noble con grandes potencialidades que aún yacen inertes.

Aclaro a los posibles confundidos, que no pretendo “pescar en río revuelto”. En lo personal no tengo ningún interés manifiesto, ni acaricio la idea de querer “afectar” la imagen de la ciudadana Alcaldesa, mas que los propios zamuros. La presencia de altos funcionarios del MINEC en Carúpano, las manifestaciones de repudio a la situación ambiental por parte de personalidades de la política nacional, una misiva con destinatario presidencial y la posible pero retardada declaratoria de emergencia sanitaria respaldan una realidad inobjetable.

Quien asume responsabilidades de altos cargos públicos debe aceptar críticas y acercarse más a la gente que le brindó la confianza. Aquí solo tratamos de expresar el sentir de un pueblo decepcionado con una gestión política. Mis respetos, a la Majestad de la mujer, pero se tenía que decir  y se dijo!…

El medio no se hace responsable por la opinión emitida en este artículo…

Síguenos en una de nuestras redes social: Telegram, Instagram, Facebook, Twitter, Linkedin, Whatsapp para que recibirás en directo todas nuestras actualizaciones.

A %d blogueros les gusta esto: