18 de abril de 2024

@estebanmieres

La Asociación de Comunicadores Sociales Ángel Jesús Brazón de Carúpano rinde un merecido homenaje al destacado periodista Alcibíades Perdomo, quien está de cumpleaños.

Alcibíades Perdomo Marval llego, ayer viernes 14 de agosto, a sus 74 años de haber nacido en Barrio El Carmen de la parroquia Joaquín Crespo, en el municipio (en ese tiempo distrito) Girardot, cuya capital es Maracay, la Ciudad Jardín de Venezuela, en el estado Aragua.

Este hombre, a quien Perla Cabré, amiga de su hija Noelia «La Negra» Perdomo, le llama Don Roble, no solo por la edad, sino por haber sobrevivido a varios infartos al miocardio, aún se levanta muy temprano en la mañana (4 de la madrugada) para escrudiñar el acontecer local, regional, nacional e internacional y preparar noticias para su sección Collage en el programa de radio somos noticias, el cual es transmitido por  Alfa Estéreo 92.2 FM de lunes a viernes a la una de la tarde y para el portal de noticias www.calletacarigua.com.

Junto a sus amigos Jesús Ordaz y Esteban Mieres, director de www.calletacarigua.com

Alcibíades Perdomo junto a su entrañable amigo y compañero de trabajo Jesús Ordaz,  son los dos únicos periodistas que quedan en Carúpano de esos que comenzaron a patear las calles de Cumaná y Carúpano a principios de los años 70. Ambos no son nativos de las tierras sucrenses, pero a sus más de cuarenta años de trabajos son considerados hijos adoptivos de Carúpano.

Son muchas las anécdotas que estos paladines del periodismo vivieron, pero Perdomo recuerda dos muy significativas para él. La primera fue cuando enviaron a las oficinas del Diario de Carúpano el rollo de fotografía blanco y negro y allá se equivocaron con las fotos de un político y un delincuente. La del político fue colocada en sucesos y la del delincuente en la nota del político. “Fue un verdadero revuelo. El político se molestó mucho con nosotros aunque el erro era de la gente de Cumaná” cuenta sonriendo Perdomo.

La otra anécdota, considerad por Perdomo como su mejor trabajo, fue cuando realizaron el reportaje de Los Paracos. “Cundo los narcotraficantes de la costa nos amenazaron a muerte a Juan Sará, Jesús Ordaz, Robert Visaez y a mí, los diarios Región, Siglo 21 y El Tiempo de Oriente publicaron un comunicado en conjunto dándonos su respaldo y responsabilizando a los narcotraficantes de lo que nos pudiera pasar a nosotros” recuerda Perdomo, indicando que “este fue la única vez que esos tres diarios estuvieron de acuerdo en algo”.

Alcibíades Perdomo llegó a Cumaná, haca tanto tiempo que él no recuerda el año, luego de haber perdido su trabajo por el cierre del Diario La Verdad en Caracas. En este diario, propiedad del Doctor Alberto Martínez Urdaneta, el cual cerró sus puertas por razones que él no recuerda, trabajó como reportero deportivo junto a Pedro Zarlego Valentino. Ahí tuvo el placer y honor de conocer a  Aniceto Rodríguez, que fuera el Secretario General del Partido Socialista de Chile, quien era el encargado de las noticias el coordinador de las noticias internacionales, quien huyó de Chile a raíz del derrocamiento de Salvador Allende. Años después se enteró que este era padrino del periodista Juan Sará, quien lo llamaba “mi padrino Chento”.

En Cumaná inicia su trabajo periodístico con el Diario Siglo 21, propiedad de Marcos López Inserny, gracias las gestiones de los poetas cumaneses Celso Medina y José Agustín Fernández, este era su tío político y miembro de la Asociación de Periodistas de Venezuela. Luego fue enviado a Carúpano, por López Inserny, como director del Diario de Carúpano.

Alcibíades Perdomo llegó a Carúpano por allá por los años 80 y se quedó para siempre. Trabajo, además del Diario de Carúpano,  en el Diario de Paria, Diario de Sucre, Diario Región, Semanario El Informador, Diario El Sucrense y en las emisoras Radio Carúpano 1.110 AM, Mística 106,5 FM y Única 101.1 FM, Radiomania 89.7 FM. En la actualidad labora en Alfa Estéreo 92.2 FM y en el portal de noticias www.calletacarigua.com.

Antes había trabajado en El Imparcial (Decano de la prensa de Aragua), Sport Gráfico (Caracas), La Voz de Guarenas (Miranda) y Diario La Verdad (Caracas).

En su larga trayectoria Alcibíades Perdomo ha entrevistados muchas personalidades artísticas, deportivas y políticas en las que se destaca la hecha al Comandante Chávez cuando visitó al municipo Valez, Güiria y Macuro.

La Familia

Cuando era bebe

Alcibíades Perdomo, hijo de doña Guillermina Marval, una cumanesa nacida en la Aldea de Pescadores El Salado, hoy conocido como La Trinidad y de Don Julio Perdomo Salcedo, telegrafista oriundo de la Aldea Rural Belén en la parroquia Guigue del municipio Carlos Arvelo en el estado Carabobo, nunca se imaginó que viviría en Cumaná y mucho menos que pasaría el resto de sus vidas en la calle El Carmen de Tío Pedro en Carúpano.

En la calle El Carmen de Tío Pedro formó su hogar y familia junto a Norelis Gutiérrez, con quien procreó tres hijos, Noheglis, Héctor Julio y Noelia del Carmen. Antes había tenido con otra pareja a sus hijos Gilur, Julio, Celsi y Emira. Tiene tres nietos, Daniel Alejandro, Giogelis y Jululian Antonio. Ya tiene bisnietos.  

Sus amigos

Él dice tener y ha tenido muchos amigos pero sus más entrañables son sus colegas Jesús Ordaz, Félix Peñalver, José Maita, Brigido Armando Rojas, Agustín Rafael Millán, Enrique Viñoles, Fernando Gil Marcano, Mendez Muñoz, Pedro Luis Regnault Villaba, Humberto Rosal, Esteban José Mieres y Ángel Jesús Brazón (Gachú), de este último se siente muy orgullos de pertenecer a la Asociación de comunicadores sociales que lleva su nombre. Los fotoperiodistas Robert Bisaez, Carlos Birriel, Alejandro Herrera, César Toledo, Otto Irazabal, Juan José Urbano (Juancho) y la periodista Yumelys Díaz, de quien reconoce que aprendió muchas cosas del periodismo, pero lo más que le agradece fue la vez que le enseño a trabajar en la computadora.

Junto a Robert Visaez en plena faena

“Era el tiempo en que el Diario de Sucre estaba cambiando del uso de las máquinas de escribir por las computadoras. Bárbara Carolis, quien era la directora del diario expresó que  quien no supiera manejar la computadora, tenía que buscar otros derroteros, es decir buscar otro trabajo. Ella me retó  y entre otras cosas me dijo que burro viejo no aprende a hablar. Yumelys me dijo –quédate quieto que en lo menos que tu piensas aprendes a trabajar en esas máquinas-. En las tardes, después de terminar nuestras obligaciones ella me fue explicando y yo practicando. En tres días aprendí y cuando la licenciada Bárbara Carolis me evalúo se sorprendió al verme trabajar en la computadora. Yo le dije viste que burro viejo si aprende a hablar” narra Alcibíades con una sonrisa en su rostro. 

De Robert Visaez dice que era su gran protector. Alcibíades recuerda, muy sonriente, que “en una tranca de vía, ocurrida en el Rincón (municipio Benítez) donde la policía lanzaba bombas lacrimógenas,  Robito, (como cariñosamente lo llamaba), me agarró por el brazo y me llevo al porche de una casa. Me dijo -siéntate en esa silla, que yo voy a ir a la tranca y recogeré toda la información ya que llorando no podrás escribir  la nota-. Él se bañó en vinagre y se fue con su cámara en mano para donde estaba la gente enardecida”.

«Ángel Jesús Brazón, El calígrafo de la escritura, en Carúpano, conocí a Ángel Jesús Brázón, hombre muy recto, dedicado y celoso en su trabajo, revisaba las notas una y mil veces, para ser entregadas (a máquina), también fue un reto escribir en la computadora, hicimos una buena amistad y compartíamos la mayoría de las veces o en la licorería El Palito en el negocio de la siempre recordada Alicia de la calle Carabobo, donde degustábamos de varias espumosas, la anhelada cerveza para muchos en tiempos de pandemia» narra Alcibíades Perdomo, como si estuviese refiriendo a una de las tantas novelas que ha leido

«GACHU como cariñosamente se le conocía, continúa Alcibiades, era sumamente estricto en su trabajo, fue mi director en el semanario El Informador, posterior en varias oportunidades fuí su director encargado en la dirección de El Diario de Sucre. Gratos recuerdos de él. Era ten recto en el ejercer del periodismo, que una vez a su compadre Juan Urbano Jjuancho», lo mandaron a cubrir un suceso en la policía de Cariaco. Habían capturado una Banda de Delincuentes, y salieron a cubrir el suceso. En aquel entonces no existía la cámara digital, sino la película blanco y negro y color. Cuando llegan al sitio el compadre le manifiesta a Brazón, que por la rapidez del asunto, no se percató de revisar la cámara para constatar si tenía película. Brazón le responde -¡Qué bolas tiene usted Compadre»-. Todo no quedo allí, mando a comprar de su bolsillo un rollo a color se lo entrega a Juancho, pero lo bueno del asunto es que cuando llegan al despacho del comandante policial, Brazón le dice -¿Tiene un celda vacía?, para dejar a mi compadre quien no trajo rolló-. GACHU REDACTOR IMPECABLE. ¡HONOR A QUE HONOR MERECE».

Recuerdos para mi mejor gran discípulo Pablo «Pablito» Rivera y «su noble bruto», Pedro Caña Ramírez, Jesús Brito, Otilio Rodríguez, las reporteras y grandes amigas Roxana Galarraga, Nancy Salazar, Indira Lugo y Germán Martínez Calderón, «HOY CATANDO FINOS VINOS EN CHILE» Y EN EL MAS ALLÁ CHUMARÍA PRADA Y JOAN CARRILLO.

Reconocimientos

En su larga trayectoria como periodista Alcibíades Perdomo ha recibido innumerables reconocimientos como la Orden Mérito al Trabajo en segunda clase. Las condecoraciones «12 Mártires Masones» en su única clase, Aniversario Guardia Nacional Bolivariana, Dirección de Tránsito Terrestre del estado Sucre, Sindicato Trabajadores de la Enseñanza (FVM), Ordenes “Jesús María Prada”, “Agustín Rafael Millán” y fue declarado como Hijo Adoptivo del municipio Bermúdez, Entre Otros.

También a merecedor de reconocimientos de organismos públicos y privados a nivel nacional, regional y municipal, como

placas de reconocimiento del Centro Árabe Venezolano de Carúpano, Colegio de Médicos de Venezuela, Fundación Simón Rodríguez, Fundación Thomas Merle, Sindicato de Funcionarios Públicos del Ministerio de Educación CTV), Concejo Municipal de Bermúdez, Alcaldía del Municipio Bermúdez, Entre Otras. Así como la designación como Orador de Orden en el Día Nacional del Periodista.

«No me arrepiento de lo bailado y bien bailado»

Alcibíades Perdomo: «Este VIEJO ROBLE, no se arrepiente de lo bailado y bien bailado. Amante de la lectura y la poesía. Admirador de cantantes como Lorenzo Herrera, Eneas Perdomo, El Carrao de Palmarito, Magdalena Sánchez, Lilia Vera, Simón Díaz, Cheo Hernández Prisco, Francisco Pacheco, Serenata Guayanesa, La Pequeña Mabare, Ángel Custodio Loyola, Gualberto Ibarreto, Luís Mariano Rivera, Carota Ñema y Taja, Quinteto Contrapunto, Rafaél Montaño (nació el 14 de agosto), Cheo Gonzáles, Alcides Martiarena, Carlos Almenar Otero, Pedro Hernández (primo hermano) y Alí Primera, entre los poetas Pablo Neruda, Andrés Eloy Blanco, Cruz Salmerón Acosta, César Vallejo, José Gerbasi, Oscar Guaramato y de avanzada el recordado amigo y poeta Víctor Varela Mora EL CHINO, y me despido con un fragmento de uno de los poemas de EL CHINO:

Jamás la canción tuvo punto final.

Siempre deja una brecha, una rendija,

algo así, como un hilito que sale,

donde el poeta venidero pueda

ir halando, ir halando, ir halando,

halando hasta el mañana.

Nosotros, los poetas del pueblo,

cantamos por mil años y más…

Nota del autor: No es habitual que quienes redactamos una nota de prensa o reportaje coloquemos nuestros comentarios, pero no puedo cerrar esta nota sin agradecerle a Dios el haberme permitido conocer a este VIEJO ROBLE, quien ha sido más que un amigo, un maestro, ha sido y es un padre. Él no sustituye a mi padre biológico Esteban Jorge Mieres Lugo. No, él y Jesús Ordaz complementan lo que de niño y adolescente fue mi padre. Me hubiese gustado mucho vivir con mi padre lo que he vivido junto a estos dos viejos.

Síguenos en una de nuestras redes social: TelegramInstagramFacebookTwitterLinkedinWhatsapp para que recibirás en directo todas nuestras actualizaciones.

Deja un comentario

Descubre más desde Calletacarigua.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo