13 de abril de 2024

OPINIÓN: Bodegas populares y su nuevo método perverso de compra

0

PUBLICIDAD

VISITA: www.calletacarigua.wordpress.com ytransita la Noticia…

Por: Alexander González

Como si fuera poco el feroz y constante abuso especulativo que debe enfrentar el pueblo carupanero a diario para poder adquirir lo mínimo de los alimentos básicos de consumo, ahora salta a la palestra un nuevo método o sistema que al mejor estilo de Wall Street, donde se pavonean los grandes ideólogos financieros del mundo, se pretende aplicar desde las bodegas, o mejor dicho, algunos vivos con el estrafalario código de venta POLAR.

La denuncia principal de este “maravilloso” método que le asesta otro duro golpe a “Juan Bimba” proviene de los predios de la populosa urbanización Guayacán de las Flores, ubicada en la parroquia Santa Catalina en Carúpano donde “algunos “vecinos -a pesar de que la mayoría son afectados- expresan sentirse con la soga al  cuello con esta ingeniosa manera aplicada desde una bodega sin denominación comercial, ubicada en uno de los sectores, y donde para colmo de males sus propietarios son voceros principales del consejo comunal de esa zona.

El método.

El deslumbrante método, que seguro estamos proviene de la complicidad del bodeguero con el vendedor y supervisores de la manipuladora empresa cuál mafia siciliana, consiste en solicitarle semanalmente a todos los vecinos inscritos en una lista, que supuestamente pertenece a los beneficiarios por el consejo comunal, un monto que oscila entre 3 y 5 mil bolívares soberanos, para que el “paciente “pueda acceder a la compra de cualquier alimento providencial de la empresa, eso sí, lo que a la lumbrera del bodeguero le dé la gana.

Pero, lo perverso del método tipo zuzú o cooperativismo piraña no queda allí. Si el querido vecino que está siendo ayudado con estos hermanitos de la caridad, no pudo por equis circunstancias cancelar el monto impuesto, no tiene derecho a la compra ni siquiera de una harina precocida de maíz. Amén de los escandalosos combos que le imponen a los sentenciados de dicha lista y sin derecho al pataleo, ah porque se lo dicen con la distinguida simpatía que les caracteriza.

Pero el llamado de atención  para aquel que pudiera estar leyendo este artículo y tenga autoridad para frenar esta ilícita forma de comercialización radica en que, se trata de victimizar al bodeguero alegando que no cuenta con capital suficiente para adquirir los productos de la canasta básica para distribuirlos al pueblo, creando así una situación de división y cacería de bruja por parte de los vecinos “ayudados” contra el  que no se sienta a gusto con el método aplicado. Es decir, características del síndrome de Estocolmo, versión economía perversa.

Control, supervisión y aplicación de las leyes

Dejamos en claro que la denuncia en cuestión no tiene un tinte particular contra los dueños del establecimiento comercial aquí señalado, lo hacemos del conocimiento público para alertar a la ciudadana y evitar que dicho método se instaure en otras comunidades y se convierta en otro flagelo como el bachaqueo y la venta condicionada por formas de pago (efectivo y transferencias), que dentro de mi ignorancia leguleya considero que consiste simplemente en una forma ilícita de lucro personal atentatoria del presupuesto familiar en tiempos de “guerra”(económica).

Pudiera empezar este intertítulo con un “jajá”, porque ciertamente Usted como yo sabemos que apelar por la aplicación de controles legales en este fustigado pueblo, es como tirarle piedras a la luna, porque sencillamente el organismo rector contra este tipo de abusos que suponemos es la SUNDEE, según el Titulo II, Capítulo I, Articulo 11 de la Ley Orgánica de Precios Justos pareciera que no existe en esta tierra del lejano Oeste. Entonces, es tarea del Poder Popular asumir competencias en esta práctica perversa que vulnera la economía maltrecha del ciudadano y atenta contra la soberanía alimentaria del pueblo, más aún cuando se utiliza una estructura base de la organización popular como son los consejos comunales para someter.

Únete a otros 2.062 suscriptores

PUBLICIDAD

Deja un comentario