23 de abril de 2024

Patrimonio cultural y Revolución en Carúpano

0

Por: Mario Javier Pacheco Morales

Los daños al patrimonio cultural de Carúpano datan de largo tiempo. Durante el siglo XX, construcciones, esquinas, casas de interés histórico fueron víctimas del descuido, abandono y hasta de intervenciones indebidas. Al contrario de otras ciudades en Venezuela, donde las comunidades y autoridades han demostrado interés por preservar los elementos arquitectónicos en función de conservar la memoria histórica de su espacio, nuestra ciudad ha sido muy vulnerable en ese sentido. Viejas construcciones referenciales de momentos determinados en la historia de la ciudad  cayeron ante la vista indolente de autoridades que, en diversos casos, fungieron como agentes directos de la agresión destructiva.

La  destrucción de estos elementos, constituyentes de la identidad de la ciudad,  continuaron produciéndose a pesar de la oposición y advertencias de un grupo de personas conocedoras del tema y previstas de sensibilidad ante el deterioro progresivo. Definitivamente, la mezcla de ignorancia e interés crematístico ha predominado a lo largo del tiempo.

La remoción de la estatua del Almirante Colón de su pedestal; la forma como se procedió;  pasándole por encima a disposiciones legales, desconociendo el significado de la Memoria histórica y la opinión del poder popular,   es la clara expresión de que el ataque contra el patrimonio cultural de la ciudad no se detiene. Para su justificación, los promotores y ejecutores han utilizado al Comandante Chávez como estandarte de su acción,  intentando mezclar la historia y sus interpretaciones, con una peculiar manera de concebir lo que es un proceso revolucionario. Transcurridos días luego del hecho, nadie se hace responsable; todavía el pueblo espera una explicación de sus autoridades, y, entre el debate calculado de la política doméstica, y la banalización de la acción como consecuencia de la manipulación interesada, se encuentra una verdad incuestionable: La ciudad, en toda su significación  humana recibió una vez más una bofetada a su dignidad.

La historia, en cuanto disciplina científica y orientación pedagógica debe contribuir a formar la conciencia ciudadana en relación a lo qué hemos sido, lo qué somos y lo qué podemos ser. La Constitución de la República Bolivariana, máximo programa de realización revolucionaria es el resultado de la evolución histórica de nuestra nación; pero además, es la síntesis y fuente fundamental de las leyes que rigen la sociedad, y como bien lo planteó el Libertador: “Si no hay un respeto sagrado por la Patria, por las Leyes y por las autoridades, la sociedad es una confusión, un abismo, es un conflicto singular de hombre a hombre, de cuerpo a cuerpo”.

Lo revolucionario como tal reside en la protección, la conservación, la defensa, la puesta en valor y uso social del patrimonio común de nuestros pueblos. ¡Lo revolucionario es hacer cumplir las leyes.!

calletacarigua.com

Deja un comentario

Descubre más desde Calletacarigua.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo