21 de abril de 2021

La Deshumanización Política

Con Pensamiento Critico

Pedro Antonio Rojas

***El final de la confianza de un pueblo pata con sus gobernantes. LA MUERTE DEL VOTO POPULAR

Para desarrollar el tema de la Deshumanización política, debemos dedicar unas pocas, pero valiosas líneas para ubicarnos en el adverso del concepto.

Así pues, debemos entender que La Humanización “es la acción y efecto de humanizar. Es decir, humanización es el proceso mediante el cual algo es dotado de cualidades humanas.”

“El objeto de humanización puede ser una cosa, un animal, una persona, un conjunto de personas o una institución”.

Para entenderlo mejor es necesario comprender lo que son las cualidades humanas; Pues,  simbólicamente la palabra humano representa la cualidad consciente y deliberada que tienen las personas de ser empáticas, solidarias, afectivas, comunicativas, amorosas, sociales, racionales y relacionales.

“En contraposición, actuar deliberadamente   en   contra de la empatía, la solidaridad, el afecto, la comunicación, el amor, la sociedad, la razón y la relación se considera inhumano”.

En este sentido, humano se contrapone a animal o bestia, seres en quienes no interviene la consciencia sobre estas cualidades y quienes no actúan deliberadamente en función de ellas.

Visto esto, es claro que la mayor parte de las veces la palabra humanización está anclada a una valoración moral y ética de la naturaleza del comportamiento humano en el contexto social.

Referimos, entonces, que la humanización de la comunidad y la de sus residentes siempre ha sido una bandera política de los lideres, en cada oportunidad; generando expectativas de mejor calidad de vida, igualdad y equidad en la distribución de las riquezas y las oportunidades de formación, crecimiento y desarrollo individual y colectivo del soberano.

Esta humanización, ofrecida por los políticos en sus campañas adornadas con las listas de detección de necesidades de las comunidades y ofertas de mejoramiento inmediata, se traduce en la perfección en el funcionamiento de los servicios básicos necesarios para mejorar la calidad de vida de la comunidad y sus habitantes.

Los políticos dejan sembrado en los corazones y en la mente de los incautos, que al seleccionar su nombre o tarjeta, verán y disfrutarán de precios accesibles y abundantes inventarios en los bienes de consumo masivo; generación importante de puestos de empleo mejor remunerados y para todos los niveles laborales; centros asistenciales de salud con atención medica de primera, equipados y dotados de lo necesario para cubrir las necesidades de la comunidad; acceso a la educación  de nivel y gratuita; fluido eléctrico estable y suficiente como para iluminar el sector y evitar que se dañen los equipos adquiridos por la gente; canalización y distribución adecuada de las aguas servidas; así como un excelente suministro de agua doméstica residencial potabilizada; y entre muchas otras ofertas humanistas, suministro eficiente del gas domestico residencial necesario para la preparación del alimento del pueblo.

Luego resultan airosos, levantan las banderas de la victoria en las expectativas de vida y las esperanzas de un pueblo  que durante años ha entregado, hasta su dignidad, a cambio de muy, pero muy poco.

Pasan los días, las semanas, los meses y los años y el político no vuelve, o cada vez tarda mucho más tiempo en volver con las manos vacías; en el mejor de los casos. Como siempre.

Ya no siente el dolor del pueblo, perdió hasta su sensibilidad y amistades de toda la vida, a aquello quienes los vimos crecer y estudiamos juntos, se alejo de sus padres, primos, tíos y vecinos.  El, ahora, tiene parte de lo que ofreció a la gente del sector, pero se mudó del sector; ya no frecuenta el sitio que lo eligió. Ahora, en alguna parte de la ciudad nos pasa cerca en su nuevo vehículo; y mira hacia el lado contrario.

El político se olvido de nuestras necesidades. Olvido que nos expusimos al humo del fogón para ofrecerle un cafecito caliente elaborado con borra rehervida; olvido  que estábamos sedientos porque el agua nunca llego a la toma que está a tres kilómetros de mi rancho. Hasta olvido todo lo que ofreció,  se deshumanizo.

Con su cara dura vuelve por el censo para la entrega del pernil, del clap, del gas y del agua. Ese censo que hacen para pretender oxigenarse políticamente manteniendo a su gente engañada.

Esta situación se repite en el sector, la gente no le cree, pero le sigue la corriente y segundos después de despedirlos y estrecharle la mano; arruga la cara y afirma con desprecio….¡Que  cagada, nos les da pena…..

Ahora la fuerza del convencimiento del político para lograr el voto se ha diluido, se ha perdido. Su deshumanización y falsedad MATARON EL VOTO. Y si usted lo pone en duda analice todos los artificios que utiliza el oficialismo para forzar a que sus mismos partidarios acudan al ejercicio del sufragio y, más aun, seleccionen su tarjeta. Chamba juvenil, misiones y grandes misiones, milicianos, carnet de la patria, carnet de Psuv, entre otros.

La deshumanización de los políticos va a pasar factura en el momento menos esperado porque el soberado se quito la venda de los ojos, ahora está más claro de la situación que vive, y no se come los cuentos que les han querido vender en largas  y continuas horas de cadenas vacías y sarcásticas.

Quienes viven del Voto popular, han matado al voto con su demostrada deshumanización.

Hasta otra oportunidad……………..

Mis respetos.

Con Pensamiento Crítico: Lcdo. Pedro Antonio Rojas, Administrador Comercial. Docente,  Locutor y  P.N.I. (Minci).. Productor y Conductor del Programa Radial “DeRepente” (Sónica 96.1Fm)

Para sus comentarios y contacto: Email: pedro.rojas3265@gmail.com WS: 0426-1986330

Síguenos en una de nuestras redes social: Telegram, Instagram, Facebook, Twitter, Linkedin, Whatsapp para que recibirás en directo todas nuestras actualizaciones.

A %d blogueros les gusta esto: